Menú
Acapulco

Buscar hoteles al mejor precio

Santuario de la Virgen de los Mares en Acapulco

El Santuario de la Virgen de los Mares en Acapulco tiene tatuado la tradición católica de más de medio siglo en este puerto. Venerarlo es una tarea diaria de buceadores, pescadores y turistas. El monumento se emplaza junto a la bahía, justo al pie de las piedras de la Isla La Roqueta. Allí se instaló un 12 de diciembre de 1958, a poco más de cinco metros de profundidad. La escultura, coronada con un rostro dulce y cándido, mide un poco más de dos metros de altura.

Santuario de la Virgen de los Mares en Acapulco

El Santuario de la Virgen de los Mares en Acapulco tiene tatuado la tradición católica de más de medio siglo en este puerto. Venerarlo es una tarea diaria de buceadores, pescadores y turistas. El monumento se emplaza junto a la bahía, justo al pie de las piedras de la Isla La Roqueta. Allí se instaló un 12 de diciembre de 1958, a poco más de cinco metros de profundidad. La escultura, coronada con un rostro dulce y cándido, mide un poco más de dos metros de altura.

Para adorar al Santuario de la Virgen de los Mares en Acapulco no es necesario sumergirse: diariamente cientos de turistas visitan el lugar a bordo de una moderna embarcación con fondo de cristal, lo que permite visualizar la escultura sin siquiera mojarse. La actual estatua sumergida se encuentra en este lugar desde el año 2002, luego de que la anterior escultura soportara los embates de la naturaleza por más de 44 años.

El Santuario de la Virgen de los Mares en Acapulco cuenta con la bendición papal de Juan Pablo II, quien en 2002 se acercó hasta el lugar, meses después del reemplazo del monumento. Luego de haber sido retirada de su espacio original, la virgen más antigua fue ubicada sobre las rocas que escoltan el monumento sumergido. Por lo tanto, en la actualidad también se puede observar la antigua estructura dorada que se mantuvo casi medio siglo bajo el mar.