Menú
Acapulco

Buscar hoteles al mejor precio

Universidades en Acapulco

Para la gratificación de sus pobladores, las universidades en Acapulco son las más prestigiosas del sur del país. Dentro del territorio nacional, estas instituciones son algunos de los pilares para la educación de cada mexicano. Convertidas en prestigiosos y tradicionales centros de enseñanza, cada establecimiento ofrece un nivel en instrucción acorde con su trayectoria y capital humano.

Universidades en Acapulco

Para la gratificación de sus pobladores, las universidades en Acapulco son las más prestigiosas del sur del país. Dentro del territorio nacional, estas instituciones son algunos de los pilares para la educación de cada mexicano. Convertidas en prestigiosos y tradicionales centros de enseñanza, cada establecimiento ofrece un nivel en instrucción acorde con su trayectoria y capital humano.

Universidad Autónoma de Guerrero
La Universidad Autónoma de Guerrero, conocida como la UAGro, es una de las mejores universidades en Acapulco. De carácter público, la institución es una entidad de educación media superior y superior. Si bien la casa central se emplaza en otra ciudad del Estado de Guerrero, Acapulco es sede de uno de sus planteles. Esta universidad autónoma se erige como un pilar dentro de la comunidad.

Universidad Americana de Acapulco
Fundada a mediados de 1992, la Universidad Americana de Acapulco se emplaza en la principal arteria de la ciudad: la Avenida Costera Miguel Alemán. Con una fascinante vista hacia el Océano Pacífico, la casa de altos estudios es una entidad privada de nivel superior, aunque también cuenta con escuelas secundarias y preparatorias situadas en las inmediaciones de su edificio principal. Esta institución es una de las más relevantes universidades en Acapulco.

Universidad Loyola del Pacífico
La terna de las más importantes universidades en Acapulco la completa la Loyola del Pacífico. Situada en la zona del puerto, este establecimiento surgió gracias al ímpetu de un grupo de empresarios de la ciudad que decidió contribuir al avance cultural y tecnológico de la región. Luego de conseguir la colaboración del gobierno del Estado de Guerrero y de la Universidad Iberoamericana, el proyecto pudo llevarse a cabo.